La música no conoce fronteras: La historia de Javier Solís y Frank Sinatra

0
1673

La música ha estado presente en la vida de millones de personas y ha permitido unir historias y momentos, independientemente del lugar donde se encuentren, .

Esta ocasión te hablaremos del cantante mexicano Gabriel Siria Levario, mejor conocido como Javier Solís, quien destacó por su apodo “El Rey Del Bolero Ranchero”.

Su vida era ordinaria, era fanático de los deportes, en especial del box. Trabajaba como carnicero en la Ciudad de México cerca del año 1948.

“En la carnicería ganaba 17 pesos, tuve que cantar por hambre”, relató alguna vez Javier.

Te puede interesar: “Altanera, preciosa y orgullosa… ¿conoces la leyenda de la “Bikina”?

Por las noches visitaba restaurantes y cantaba por necesidad económica. Años después participó en un concurso radiofónico que le permitió darse a conocer en Puebla pero conocido como “Javier Luquín”.

El éxito del cantante le permitió entrar a Discos Columbia de México, la que es hoy filial de Sony Music.

En 1955 fue contratado para cantar en el Bar Azteca, ahí cambió de nombre a “Javier Solís”, con el cambio logró la fama, convirtiéndose en un cantante de primer nivel, al grado que fue llamado para incursionar en la actuación.

Por cuestiones del destino, Solís concretó la grabación de disco en Nueva York, un álbum que se tituló “Javier Solís en Nueva York” y contó con boleros como “Bésame Mucho”, “Solamente Una Vez” y “Cuando Vuelva A Tu Lado”.

En 1965, al asistir a las grabaciones, coincidió con Frank Sinatra, algo que sería un sueño para ambos al admirarse uno al otro.

Javier-solis-frank-sinatra

Te puede interesar: Oxana, la niña mexicana que dirige orquestas

Frank consideró que Javier podría convertirse en el Frank Sinatra Latinoamericano.

Los planes de crecimiento para el cantante se verían truncados luego de haber sido operado de la vesícula biliar.

Se rumoró que el cantante después de haber sido sometido ingirió agua, hecho que agravaría su condición llevándolo a la muerte el 19 de abril de 1966 a la edad de 34 años.

Poco después se concluyó en el acta de defunción que la causa de su muerte fue por una infección en los canales biliares.

Después de esta pérdida, México se quedó con los éxitos del cantante, sobre todo la experiencia con Sinatra no la podría tener cualquiera.

Los planes de convertir a Javier Solís como un “Frank Sinatra latinoamericano” solo quedarían como un sueño.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here