El lobo gris mexicano y su segunda oportunidad

0
184
lobo-gris-mexicano

El lobo mexicano es un depredador que cautivó a muchas de las culturas prehispánicas, llegando a ser venerado como un símbolo de poder y valentía.

Canis lupus baileyi es el nombre científico dado a esta subespecie de lobo gris, la más pequeña de las treinta presentes en Norteamérica, con una longitud que no sobrepasa los 135 centímetros y un peso de entre 27 y 45 kilogramos.

Te puede interesar: Paricutín: el volcán más joven de Norteamérica.

En siglos pasados era muy común verlo correr libre en gran parte del país, pero en años recientes la destrucción de su hábitat y la caza lo llevaron a desaparecer en estado silvestre en México, quedando solamente algunos ejemplares en cautiverio.

Por esta razón es que desde hace un par de décadas investigadores y conservacionistas, tanto mexicanos como estadounidenses, han realizado grandes esfuerzos para salvar a estos animales de la extinción y devolverlos a su hábitat natural.

El territorio del lobo gris mexicano

El territorio que solía habitar el lobo gris mexicano abarcaba desde la parte suroeste de los Estados Unidos de América (principalmente en los estados de Arizona, Nuevo México y Texas), hasta la parte central de México, aunque también hay indicios de que esta subespecie llegó a habitar tan al norte como el estado de Colorado.

Sin embargo, desde finales del siglo XIX tanto la población como el territorio abarcado por esta fue disminuyendo aceleradamente, en gran parte porque eran cazados por los seres humanos para evitar que se comieran al ganado, pero también por la destrucción de su hábitat natural.

Para finales del siglo XX el lobo gris mexicano estaba a punto de desaparecer de la faz de la Tierra, llegando a ser declarado extinto en estado salvaje, quedando solo aquellos ejemplares que se tenían en cautiverio.

Una segunda oportunidad para el lobo mexicano

Después de haber quedado al borde de la extinción, en México y Estados Unidos comenzaron a idear una manera para tratar de recuperar al lobo mexicano en cautiverio.

En la década de 1970 se inició con el Plan de Sobrevivencia de la Especie de Lobo Mexicano (MWSSP, por sus siglas en inglés), un programa binacional entre México y Estados Unidos que busca la recuperación de estos canes y posteriormente dejarlos libres en su hábitat natural.

Pero la reproducción de esta especie no es sencilla, pues se tiene que hacer una serie de análisis para seleccionar parejas que puedan ser transferidas de un lugar otro, asegurar la diversidad genética en la especie y, en caso de que logren tener crías, monitorear el crecimiento de estas para cerciorarse de que sobrevivan.

Te recomendamos: La Coatlicue, la diosa suprema

No fue sino hasta 1998 que se liberó al primer grupo de lobos en el estado de Arizona, uno de los tantos lugares de los que había desaparecido. Este logro fue producto de años de constante trabajo en equipo y fue un paso importante en este largo camino por devolver a estos animales al entorno natural.

En nuestro país la primera reintroducción se llevó a cabo en 2011, siendo un total de catorce individuos liberados, lamentablemente el desconocimiento por parte de la gente ocasionó que once de estos fueran asesinados.

Hoy en día, en México hay alrededor de trescientos ejemplares de Lobo Mexicano en cautiverio y poco más de treinta en libertad, los cuales se encuentran distribuidos en estados como Chihuahua, Durango, Nuevo León y Sonora.

Un animal de gran importancia para el equilibrio natural

El lobo mexicano juega un papel fundamental dentro de los ecosistemas mexicanos, pues son importantes controladores de plagas y controlan la población de otras especies como el venado cola blanca, de la cual se reporta una sobrepoblación en distintos puntos del país, algo que ha ocasionado un grave problema de desertificación debido a la desaparición de pastizales.

Aun queda mucho qué hacer para recuperar a esta maravillosa especie que, incluso hoy, sigue siendo muy incomprendida.

Es de suma importancia difundir la situación y el valor de esta subespecie para nuestra nación, ya que es tarea de todos el preservarla.

Ojalá y un futuro vuelva a ser común ver a esta especie correr libremente.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here